ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Uso de inteligencia artificial: el algoritmo del Frankfurter Allgemeine predice con gran exactitud los clicks y suscripciones que tendrá una noticia

Portada del Frankfurter Allgemeine, ayer.

El impacto de la inteligencia artificial sobre el periodismo es uno de los debates más apasionantes que hay en este momento en la industria de los medios. Qué puede aportar y hasta dónde puede llegar, así como los temas éticos que plantea, son una fuente constante de informes y opiniones, muchas veces encontradas.

Ya hay muchos ejemplos del uso de la inteligencia artificial en medios de comunicación, y algunos de los más frecuentes están orientados a la producción de noticias no diferenciales basadas en datos, como resultados deportivos, mercados de divisas, etc., liberando tiempo a los redactores para dedicarse a tareas en las que pueden aportar elementos distintivos que las máquinas, al menos de momento, no son capaces de aportar.

Pero la inteligencia artificial también ha ido expandiéndose al campo de las suscripciones en los medios y la tecnología de IA no solo puede predecir cuántas personas probablemente leerán un artículo, sino también cuántas suscripciones e ingresos publicitarios conseguirán.

Un caso del uso de la inteligencia artificial en esta área es el del Frankfurter Allgemeine (FAZ), que ha invertido mucho dinero en desarrollar un algoritmo que indica con una aproximación asombrosa el éxito que tendrá una noticia, medido en número de suscriptores que generará o dinero basado en clicks y páginas vistas.

El editor de FAZ, Carsten Knop, ha contado muchos de los detalles del uso de la inteligencia artificial en su periódico, en un pódcast lanzado recientemente.

Por ejemplo, en el caso de los clics, señala Knop, «para aproximadamente la mitad de todos los textos, nuestra IA predice las conversiones reales con mucha precisión o con una desviación extremadamente pequeña. Y con la otra mitad, la IA sigue siendo en gran medida correcta”, comenta. Es decir, prácticamente acierta al completo en la mitad de los artículos, y en la otra mitad los datos son bastante correctos.

Esta herramienta permite a la redacción maximizar el retorno, situando piezas que ya nacen con una calificación alta, en lugares de más impacto o aumentando su distribución en otros canales. Pero, sobre todo, va educando a la redacción en qué tipo de artículos son los que más se alinean con el modelo de negocio: esto es, los que más suscriptores generan, sin renunciar a lograr publicidad con ellos.

En el ámbito de las suscripciones, el análisis de miles de patrones comportamentales pasados por el filtro de la IA hace también que el FAZ sepa con bastante certeza cuántas suscripciones probablemente se cancelarán, y tratar de evitarlo.

El Frankfurter Allgemeine  ha desarrollado asimismo líneas de trabajo con inteligencia artificial para la investigación y detección de temas, en este caso adaptando el software basado en inteligencia artificial Dataminr.

El software que usa el periódico alemán puede reconocer cuándo se está gestando un nuevo tema en Twitter, prácticamente cuando aún es sólo un pequeño balbuceo en redes sociales. Y, además, no sólo en temas internacionales, sino que se ha adaptado para que cualquier suceso que pueda estar emergiendo en cualquier rincón de Alemania genere una señal relevante a través del software.

Cuando se trata de escribir textos a través de bots o robots basados en inteligencia artificial, Carsten Knop es cauteloso. Si bien el software «ya escribe textos aceptables cuando lo alimentas con resultados deportivos o cifras comerciales, “todavía” no es económico», apunta.

Laboratorio de Periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.