ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Comité del Senado aprueba proyecto sobre medios de comunicación y gigantes de la tecnología

El miembro principal del Comité Judicial del Senado, Chuck Grassley (R-IA), y el presidente del Comité Judicial del Senado, Richard Durbin (D-IL), observan durante una audiencia sobre la "Protección de los niños de Estados Unidos contra la violencia armada" con el Comité Judicial del Senado en el Capitolio de Estados Unidos el 15 de junio de 2022 en Washington, DC. (Anna Moneymaker/Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español

POR JOSEPH LORD

El Comité Judicial del Senado aprobó el 22 de septiembre un controvertido proyecto de ley que permitiría a los medios de comunicación formar cárteles para negociar con las plataformas de las grandes empresas tecnológicas.

El proyecto de ley, denominado Ley de Competencia y Preservación del Periodismo (JCPA, por sus siglas en inglés), tiene tantos detractores como partidarios entre los medios de comunicación y los grupos de defensa de los mismos.

En concreto, el complicado proyecto de ley sustituiría algunas leyes antimonopolio existentes y permitiría a las empresas de medios de comunicación unirse para negociar con las plataformas de las grandes empresas de tecnología, como Facebook, Google y Twitter.

La JCPA afirma: “Un creador de contenidos informativos no podrá ser considerado responsable en virtud de las leyes antimonopolio por participar en negociaciones con cualquier otro creador de contenidos informativos durante el período de 4 años que comienza en la fecha de promulgación de esta ley para retener colectivamente contenidos de un distribuidor de contenidos online o negociar con él en relación con las condiciones en las que los contenidos informativos del creador de contenidos informativos pueden ser distribuidos por el distribuidor de contenidos online”.

Esto significa que los medios de comunicación online e impresos, entre los que se encuentran algunos de los nombres más importantes y antiguos del sector, podrían unirse en una especie de sindicato de medios para exigir concesiones a las empresas tecnológicas con el fin de que la coalición siga permitiendo sus contenidos en la plataforma. De acuerdo con las leyes antimonopolio vigentes, este tipo de cárteles —que describen una colusión de empresas de un sector que se han unido para obtener un resultado financiero o industrial común— son ilegales.

Los defensores de la JCPA la han presentado como una panacea muy necesaria para hacer frente al menguante número de empresas de medios de comunicación locales que, según sus defensores, suelen quedar relegadas en el paraguas de los algoritmos y la capacidad publicitaria de las grandes tecnológicas.

Sin embargo, los críticos del proyecto de ley del cártel han advertido de que las medidas de la JCPA podrían servir para favorecer los intereses de los medios de comunicación hegemónicos y dominantes frente a los independientes y antisistema.

En concreto, los opositores apuntan a una sección de un borrador actualizado de la JCPA que podría permitir a los cárteles de medios de comunicación tradicionales exigir a las plataformas tecnológicas que censuren a los medios de comunicación más nuevos o menos establecidos, o que se nieguen directamente a admitirlos en la plataforma.

Según el texto de la legislación, las negociaciones de los cárteles de medios de comunicación con las plataformas tecnológicas deben ir más allá de meras concesiones monetarias.

En la práctica, los críticos temen que esto permita a los medios de comunicación tradicionales exigir que los medios más pequeños que difunden “información errónea” o “noticias falsas” —que muchos en la derecha ven como un término general destinado a deslegitimar a los medios de comunicación conservadores— sean excluidos de la publicación de contenidos en las plataformas tecnológicas.

Técnicamente, la legislación garantiza que esto no ocurra.

Según los términos del proyecto de ley, las coaliciones de medios de comunicación que se unan para negociar colectivamente no pueden excluir a los medios del cártel por motivos “[relacionados] con el tamaño de un proveedor de periodismo digital elegible o las opiniones expresadas por su contenido”. En otras palabras, los cárteles no pueden excluir a sus miembros de la mesa de negociación por considerarlos demasiado pequeños o porque sus opiniones expresadas se salgan de la corriente política.

Sin embargo, los críticos afirman que los motivos que se permiten para excluir a un medio de comunicación —como la “fiabilidad”, el “extremismo”, la “desinformación”, la “incitación al odio”, la “conspiración”, la “experiencia”, la “autoridad” y otros— podrían permitir a los cárteles de medios de comunicación excluir de las negociaciones a los medios más nuevos o contrarios al establishment, dada la naturaleza relativamente subjetiva de tales criterios.

Con su aprobación por el Comité Judicial del Senado, el proyecto de ley está ahora preparado para ser considerado por el Senado en su conjunto, donde parece estar en vías de ser aprobado.

Los republicanos están divididos en el tema

El avance del proyecto de ley en el Comité Judicial se vio favorecido en parte por el apoyo de varios republicanos, como los senadores John Kennedy (R-La.), Lindsey Graham (R-S.C.) y Ted Cruz (R-Texas).

Los republicanos han estado divididos sobre el proyecto de ley en el pasado. Aunque Graham y Kennedy se encontraban entre los patrocinadores de la JCPA, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), ha tachado la legislación de “antítesis del conservadurismo”.

“Los intentos de los grandes medios de comunicación y de los demócratas en el Congreso de confabularse y monopolizar los modelos económicos suponen una tremenda amenaza para la libertad de expresión y la prensa libre”, dijo McCarthy a Breitbart News.

“Nunca antes ha estado tan abierta la oportunidad para los medios de noticias de nueva creación como lo está hoy”, continuó. “Los estadounidenses tienen ahora más opciones para obtener información y tomar decisiones para sus comunidades y elegir a sus líderes. Esto fortalece la democracia y crea toda una nueva clase de empresarios que también impulsarán el crecimiento del empleo. Como hemos visto en otras industrias, los disruptores hacen que los actores hegemónicos se sientan incómodos y esos actores hegemónicos a menudo están dispuestos a hacer lo que sea necesario para mantener su cuota de mercado y su poder.

“Esto es la antítesis del conservadurismo y los conservadores de la Cámara de Representantes lucharán por un mercado abierto y libre, especialmente uno que promueva la libertad de expresión y la libertad de prensa”, concluyó.

En una declaración tras la aprobación de la legislación por parte del Comité Judicial, Kennedy presentó el proyecto de ley como una victoria para los medios de comunicación conservadores e independientes frente a las grandes empresas tecnológicas.

“Goliats tecnológicos como Facebook y Google están estrangulando a las publicaciones conservadoras más pequeñas al impedirles obtener beneficios en las plataformas online”, argumentó Kennedy. “La manipulación está aplastando la libertad de expresión. Este proyecto de ley impide que las grandes empresas tecnológicas estrangulen, filtren, supriman o seleccionen los contenidos online, al mismo tiempo que proporciona a los medios de comunicación locales un terreno de juego justo para negociar contra estos gigantes de la censura”.

Finalmente, el proyecto de ley fue aprobado por el Comité Judicial con el apoyo de la mayoría de los miembros del comité —incluyendo la mayoría de los republicanos del comité— que votaron a favor de la legislación.

A pesar de condenar el proyecto de ley como esencialmente inútil, el senador Mike Lee (R-Utah) se unió a 10 de sus colegas republicanos para votar a favor de aprobar la legislación. El senador Josh Hawley (R-Mo.) fue el único republicano del comité que votó en contra del proyecto.

Cruz cede tras su oposición inicial

En un cambio sorpresivo, Cruz votó a favor de la legislación después de oponerse inicialmente por considerar que podría permitir una mayor censura de los medios independientes y conservadores.

Durante una reunión del 8 de septiembre del Comité Judicial, Cruz presentó una enmienda que, según él, obligaría a que las negociaciones se centraran exclusivamente en los ingresos por publicidad a valor de mercado.

Los defensores del proyecto de ley han citado durante mucho tiempo este elemento del proyecto de ley como base para su apoyo a la legislación, ya que desde hace tiempo existe la preocupación de que las plataformas de las grandes tecnologías se están beneficiando del contenido publicado de los grupos de medios de comunicación pequeños y locales sin una compensación justa.

Sin embargo, persiste la preocupación por la posible colusión entre las grandes empresas tecnológicas y los medios de comunicación tradicionales en detrimento de las publicaciones independientes.

El 8 de septiembre, Cruz citó estas preocupaciones como motivo de su oposición al proyecto de ley, y presentó una enmienda que, según él, garantizaría que no se produjeran estos problemas.

“Si se está negociando, se debería negociar sobre el daño ostensible al que va dirigido este proyecto de ley, que es la incapacidad de obtener ingresos de su contenido”, dijo Cruz en ese momento. “No se debería negociar sobre la moderación de contenidos y sobre cómo se va a censurar el contenido sustantivo. Este proyecto de ley simplemente dice que el tema de discusión, cuando estas dos partes se reúnen, no puede ser la censura. Deben ser los ingresos por publicidad, que es en lo que se ha centrado todo el debate de este marcado”.

La senadora Amy Klobuchar (D-Minn.), principal patrocinadora del proyecto de ley, rebatió la afirmación de Cruz con su propia afirmación de que la intención del proyecto de ley nunca fue mantener algunos puntos de vista y medios de comunicación fuera de la mesa de negociación o censurados aún más por parte de la grandes empresas tecnologicas.

“Se trata simplemente de negociar los precios”, dijo Klobuchar el 8 de septiembre. “Esta nunca fue la intención de la legislación, llegar al contenido. El objetivo del proyecto de ley es permitir que las organizaciones de noticias locales obtengan una compensación cuando grandes titanes como Facebook y Google accedan a sus contenidos. No se trataba de facilitar las negociaciones sobre el contenido”.

Finalmente, Klobuchar ofreció a Cruz un borrador modificado del proyecto de ley que satisfacía las preocupaciones de Cruz, y el 22 de septiembre se unió a sus colegas para hacer avanzar el proyecto.

No obstante, sigue preocupando el hecho de que la naturaleza subjetiva de los motivos permitidos para excluir a un medio de comunicación de un cártel pueda perjudicar a los medios independientes con puntos de vista fuera de la corriente política dominante en beneficio de los medios del establishment y de la corriente dominante.

El futuro del proyecto de ley

Ahora que ha superado las objeciones de Cruz, el proyecto de ley se dirigirá al pleno del Senado para su consideración en algún momento de los próximos días y semanas.

Dado que el proyecto de ley obtuvo el apoyo de 11 republicanos del comité, parece probable que no tenga muchos problemas para superar el umbral de 60 votos del filibusterismo.

Si se aprueba en el Senado, pasará a la Cámara de Representantes, donde se someterá al escrutinio de los comités antes de pasar probablemente al pleno de la Cámara para su votación. También en la Cámara de Representantes, donde los demócratas conservan una escasa mayoría, parece probable que se apruebe la legislación, enviándola al presidente Joe Biden para su aprobación final.

The Epoch Times

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.