ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Cómo los periodistas pueden documentar crímenes internacionales

Los periodistas suelen observar eventos, recopilar información y hablar con las fuentes mientras realizan su trabajo. ¿Qué pasaría si, sin desviarse del meollo de la historia, también supieran cómo preservar pruebas vitales recopiladas durante la investigación para su uso en procesos judiciales? Esto puede ser especialmente importante en zonas de conflicto y crisis donde se están cometiendo crímenes internacionales, como durante la invasión de Rusia a Ucrania y el  conflicto internacional en Myanmar .

Una nueva guía  del  Centro para la Ley y la Democracia  enseña los pasos prácticos que los periodistas pueden tomar para garantizar que la información recopilada en relación con los crímenes internacionales se pueda usar como evidencia ante los ojos de la ley, ayudando así a los tribunales a establecer qué crímenes se han cometido y cómo. y por quien.

“No se puede tratar esa información de la misma manera que se trataría un asunto porque los tribunales tienen reglas muy particulares con respecto a la evidencia”, explica  Toby Mendel , director ejecutivo del centro.

La guía centra sus recomendaciones en tres “crímenes internacionales graves” definidos por  el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional . No es imprescindible que los periodistas se vuelvan expertos en este tipo de delitos, sino que entiendan qué los define:

• Genocidio , definido como “cualquiera de los siguientes actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal”. Esto incluye asesinatos en masa de miembros de un grupo, infligir daño mental o físico grave a esos grupos, impedir nacimientos en ese grupo y otras acciones realizadas con la intención sistemática de destruir el grupo.

• Crímenes de lesa humanidad , o “cualquiera de los siguientes actos cometidos como parte de un ataque extenso o sistemático dirigido contra cualquier población civil”. Estos delitos incluyen asesinato, tortura, violación, esclavitud, entre otros. En algunos casos, el discurso de odio también puede considerarse un crimen contra la humanidad si fomenta los crímenes contra civiles.

• Los crímenes de guerra  son violaciones “graves” o “graves” de  la Convención de Ginebra  y las leyes de los conflictos armados, tanto entre estados como en conflictos internos. Estos delitos incluyen casos de asesinato, tortura y violación, así como ataques a edificios religiosos o educativos, empleando formas de guerra prohibidas, como  la guerra química , y usando civiles como escudo.

La evidencia de estas tres categorías se evalúa en el tribunal a la luz de su relevancia para los delitos potencialmente cometidos, la medida en que demuestra los delitos con credibilidad y la “falta de efecto dañino”. Para evitar que la evidencia sea excluida debido a este último componente, la guía recomienda recopilar evidencia en varios formatos diferentes siempre que sea posible.

La guía también aconseja recopilar la mayor cantidad posible de metadatos sobre la información recopilada. La información de fecha, hora y ubicación de fotografías y registros de audio y video ayudan a verificar la autenticidad para los tribunales. También ayuda la captura de material multimedia que contenga imágenes de elementos que corroboren la evidencia, como relojes de calle o letreros, así como relatos escritos y firmados que aporten más contexto y detalle sobre la información recolectada.

Cuando entreviste a víctimas y testigos, asegúrese de obtener el “consentimiento informado”, idealmente mediante un formulario firmado o una grabación de audio o video. “Por lo general, esto significa que la persona entiende quién es usted, dónde se mostrará la entrevista y quién la verá, y cualquier riesgo potencial asociado con la realización de la entrevista”, dice la guía. Cuanta más credibilidad tenga una persona, mejor, y las pruebas anónimas no son admitidas por los tribunales. Durante sus entrevistas, no haga preguntas que induzcan un tipo de respuesta, ya que el tribunal puede considerarlas inválidas.

Dada la alta sensibilidad de documentar evidencia sobre crímenes internacionales, los periodistas deben tomar precauciones adicionales para salvaguardar la información digital y física recopilada. “Los riesgos de seguridad pueden ser particularmente altos cuando el gobierno en el poder es cómplice de los delitos o tiene un interés estructural en ocultarlos”, señala el material.

Almacenar información en formato encriptado; eliminar u ocultar información almacenada en sus dispositivos; cifrar, anonimizar u ocultar las identidades de sus fuentes son buenos primeros pasos para proteger esta información. La  aplicación eyeWitness , que elimina automáticamente la información cargada en el servidor desde su teléfono, también es útil, principalmente porque está camuflada en la pantalla de inicio de su teléfono, por lo que es menos probable que la descubran.

A medida que los periodistas incorporan estos pasos en su trabajo, Mendel reitera que la guía está destinada a complementar los reportajes críticos que los periodistas ya realizan en zonas de conflicto, no a distraerlos de las tareas principales. “Nuestro objetivo no es desviar a los periodistas de su labor central de investigación y difusión, sino aprovechar lo que eventualmente observen si están en esos lugares y contribuir a este importante esfuerzo global”, explica. “Aunque no es una actividad periodística, es una actividad de recopilación de información, por lo que encaja en el ámbito más amplio del trabajo que realizan los periodistas como profesionales de la información”.

Los periodistas tampoco deben permitir que ninguna de estas recomendaciones comprometa su ética. Por ejemplo, aunque confía en fuentes de información confidencial para ayudarlo con su trabajo, el uso de esa información en un tribunal de justicia puede requerir la divulgación de identidades. En estos casos, prioriza tu periodismo, orienta la guía. “Cuando se enfrenta a la elección entre proteger una fuente confidencial y ayudar en una investigación criminal internacional, un periodista casi invariablemente debe elegir lo primero, incluida la protección de la integridad editorial de su trabajo periodístico”.

Mendel espera que los periodistas obtengan de la guía la capacidad de reconocer lo que es un crimen internacional (no todo lo que sale mal llega tan lejos) e incorporen los pasos prácticos presentados para verificar la información para que pueda defenderse en los tribunales.

“Llevar a los criminales ante la justicia es parte del camino para reducir el nivel de crímenes internacionales”, dice. “Al igual que con cualquier delito, enjuiciar a las personas es una parte importante del control de los niveles de delincuencia en la sociedad”.

IJNET

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.