ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Condena de locutor arroja luz sobre el futuro de la desinformación en EE.UU.

Jones fue condenado por difundir peligrosas noticias falsas sobre Sandy Hook

El veredicto de un jurado en Texas que condenó al locutor de radio Alex Jones a pagar $49,3 millones en daños punitivos y compensatorios a la familia de una víctima de la masacre de la escuela secundaria Sandy Hook en diciembre de 2012 trajo algunos mensajes relevantes sobre el futuro de la desinformación en Estados Unidos. estados

Es probable que la decisión afecte a los “sospechosos habituales”: actores maliciosos que escupen su veneno a través de los medios tradicionales y las redes sociales, o aquellos que difunden noticias falsas o la “cultura de la conspiración” para difamar a una persona o una empresa.

Este fue uno de los gritos de advertencia contenidos en la decisión que, a pesar de ser conocidos, muchas veces son ignorados: que existe una diferencia entre la libertad de expresión y la difusión de desinformación que ofende el honor de los demás por medios escritos o hablados.

El Tribunal Supremo ya ha dictaminado que las “declaraciones difamatorias” (mentiras que dañan la reputación de una persona o de una empresa) no están protegidas por la libertad de expresión. Sin embargo, las mentiras sobre temas tan diversos como la ciencia, la historia o el gobierno están dentro del alcance de este derecho.

Por ejemplo, una persona puede declarar que el covid-19 es solo una fiebre, que el Holocausto no sucedió, que el mundo es cuadrado, y nada de esto es difamación. Pero si se difunde la noticia de que una institución de salud mató a un paciente mientras lo atendía por Covid-19, cometerá un acto ilícito, sujeto a reparación civil.

Otro mensaje importante del veredicto contra Alex Jones es que los tribunales y los jurados están convencidos de que la desinformación difamatoria debe ser castigada severamente, con indemnizaciones muy altas, para dar ejemplo y así crear un efecto disuasorio para otros actores malintencionados.

Por ejemplo, se ordenó al locutor Alex Jones que pagara $4,1 millones en daños compensatorios a la familia que lo demandó, pero el jurado agregó $45,2 millones en daños punitivos a eso (lo que elevó el total a $49,3 millones).

Hay otros ejemplos más o menos recientes de daños que alcanzaron un valor elevado, más como efecto punitivo. En febrero de este año, un “fabricante de casos”, según el sitio web KSL.com, recibió la orden de pagar 50 millones de dólares a un alcalde de Carolina del Sur por acusarlo, en sus correos electrónicos, de cometer un delito y no poder llevar a cabo el trabajo.

En 2016, se ordenó a un inquilino que pagara $38,3 millones a un inversionista de bienes raíces por publicar en un sitio web que operaba un esquema Ponzi. Finalmente, en 2017, se ordenó a un proveedor de financiación de viviendas de New Hampshire pagar $274 millones en daños a tres empresarios por colocar vallas publicitarias en la ciudad acusándolos de narcotráfico y extorsión.

La condena de Alex Jones El

locutor Alex Jones, a quien la prensa se refiere como un teórico de la conspiración por usar su medio de comunicación Infowars para difundir noticias falsas con fines de lucro, declaró en sus programas de radio y entrevistas que la masacre de Sandy Hook, en la que 20 niños y seis Los maestros fueron asesinados, fue un engaño.

La teoría de Jones era que el gobierno organizó la masacre para convencer al país de que necesitaba aprobar leyes que restringieran la compra y posesión de armas, lo que sería una violación de la Segunda Enmienda de la Constitución. Además afirmó que los padres de los estudiantes eran actores contratados, que crearon un gran drama para alimentar la farsa del gobierno.

Estos padres, que ya estaban desesperados por la muerte de sus hijos, quedaron devastados, según el New York Times , por teorías tan difamatorias, ya que los seguidores de Jones comenzaron a amenazarlos, y lo habían hecho durante casi una década. La madre de una víctima afirmó, en una entrevista, que su familia tuvo que mudarse diez veces, y trataron de vivir en la clandestinidad, pero los conspiradores descubrieron su nueva dirección y la publicaron en la red social.

Hasta el momento, Jones ha sido demandado por diez familias de víctimas de Sandy Hook en cuatro juicios civiles separados. En todos ellos, fue condenado en rebeldía, porque se negó a entregar documentos, incluidos registros financieros que probarían su capacidad para pagar daños y perjuicios.

Solo fue a juicio en Texas, y irá a otros, para que el jurado determine el monto de los daños. Jones afirmó que solo podía pagar el total de $ 2 millones, suficiente para llevar a la bancarrota a su empresa.

Pero un economista testificó que desvió millones de dólares a compañías ficticias para ocultar su dinero, y que pidió grandes préstamos para dar la apariencia de que estaba al borde de la bancarrota. Pero atestiguó que su fortuna podría llegar a los US$ 270 millones, además de las donaciones que ha venido recibiendo de sus seguidores.

CONJUR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.