ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Cooperativas de periodistas en Brasil: autogestión de supervivencia

Periodistas reunidos en la redacción de Tribuna Independente. (Foto: Cortesía Tribuna Independiente)

Por Julio Lubianco

Brasil.- En 2022, las dos cooperativas de periodistas brasileños más antiguas aún en funcionamiento completarán 15 años de actividades ininterrumpidas: Tribuna Independente y Portal Desacato . Los logros, dignos de celebrar, se dan con una dosis diaria de resiliencia y esfuerzo económico de los periodistas que encontraron en la autogestión una solución para sobrevivir en el mercado.

Tribuna Independente, de Alagoas, nació cuando el periódico Tribuna de Alagoas cerró sus puertas a principios de 2007. Los 157 trabajadores, entre periodistas, impresores y personal administrativo, llevaban tres meses de atraso en el pago de sus salarios e iniciaron una huelga de ocupación, acampando en la redacción y en el parque gráfico del diario.

Con el tiempo, el movimiento se dio cuenta de que los propietarios no se molestarían en pagar la deuda laboral, en la región de R$ 9 millones, y decidió tomar las operaciones del periódico. El uso de las instalaciones y maquinaria se negoció con los anteriores propietarios. Nace la Cooperativa de Jornalistas e Grafos do Estado de Alagoas (Jorgraf). La primera edición del periódico cooperativo se publicó el 10 de julio de 2007.

“Ellos [los dueños] se fueron y nosotros entramos, nos quedamos dentro del periódico. Estuvimos dos meses dentro del periódico haciendo reuniones todos los días, durmiendo allí. Y nos dimos cuenta de que solo había una solución, ya que estamos aquí, pongamos en marcha el periódico, para ganar dinero, porque todos están necesitados” , dijo Paul Gabriel, CEO de Jorgraf, a LatAm Journalism Review (LJR)

Cuando el principal competidor en el mercado local, Gazeta de Alagoas, comenzó a publicar solo una edición en papel por semana , en noviembre de 2018, Tribuna Independente se convirtió en el único diario impreso en el estado de Alagoas. La cooperativa cuenta actualmente con 27 periodistas y 27 impresores, además de tres empleados contratados. Tiene una facturación anual de R$ 4 millones e imprime 4.600 periódicos por día, además de mantener la versión digital en Internet.

“Tenemos ingresos razonables hoy, pero no podemos pagar el salario mínimo de los periodistas, que es de poco más de R$ 4.000. Cada periodista gana en promedio R$ 3.000 al mes”, admite Gabriel.

En el caso de Portal Desacato , en Santa Catarina, cerrar las cuentas del mes es un desafío aún más difícil. El vehículo surgió como una revista digital semanal, pero se ha convertido en un sitio web que se actualiza diariamente. Hoy, el portal transmite un programa diario de noticias, transmitido en YouTube, y cubre principalmente política y cultura.

“No teníamos intenciones de durar más de 50 o 60 días. Era más para quitarles la angustia a algunos jóvenes, para que pusieran sus textos, leyeran lo que escribíamos así” , dijo a LJR el periodista Raúl Fitipaldi, uno de los socios fundadores de la cooperativa y quien actualmente se desempeña como director . . “Sucede que el destino nos ha tendido una extraña trampa. Empezaron a aparecer periodistas, escritores y tomamos un crecimiento inesperado. En poco tiempo dejamos de ser una revista semanal de plaza, nos convertimos en diarios”.

Portal Desacato cumple 15 años de existencia el 25 de agosto, aunque la formalización de la cooperativa como persona jurídica se completó hace apenas cinco años. Hay 18 miembros de la cooperativa y más de 50 empleados voluntarios.

La cooperativa mantiene una renta media mensual de R$ 15.000, con ingresos de 12 sindicatos y donaciones de lectores. Los gastos corrientes, sin embargo, suman R$ 17 mil, o sea, la cooperativa pasa el año en números rojos.

Los eventos y proyectos especiales refuerzan el efectivo de vez en cuando, aunque la pandemia de COVID-19 ha afectado la realización de actividades en vivo en persona. La celebración del 15 aniversario será uno de los primeros eventos después de la pandemia.

“No tenemos tiempo y no tenemos paz, porque no podemos invertir”, dijo Fitipaldi. “No es posible resolver nuestra realidad solo con el apoyo de los lectores, solo con los sindicatos. No hay la menor posibilidad (…) Tenemos un déficit mensual de R$ 2 mil”.

Autogestión de la supervivencia

Las cooperativas son organizaciones sin fines de lucro integradas por grupos de trabajadores de la misma categoría o categorías similares, que se unen para realizar una actividad económica, que puede ser la producción de un bien o la prestación de un servicio. La asamblea general, en la que todas las cooperativas tienen derecho a voto, es responsable de la toma de decisiones.

El modelo cooperativo, cuya principal característica es la autogestión del trabajo, es aún poco explorado por los periodistas en América Latina, con excepción de Argentina. El Mapa de Cooperativas de Comunicadores , de la Plataforma Observatorio Cooperativo , enumera 37 cooperativas periodísticas en seis países de América del Sur, Central y del Norte. Veintinueve de ellos son argentinos.

Argentina se convirtió en un caso especial debido a la crisis político-económica que culminó con la renuncia del presidente Fernando de la Rúa en 2001 y provocó varias quiebras de empresas en los años siguientes. Las cooperativas se han convertido en una opción, impulsada por el Estado, para mantener los puestos de trabajo que se perderían. Así, las empresas periodísticas recuperadas por los trabajadores se han convertido en un fenómeno relativamente común en el país .

El profesor Rafael Grohmann, del departamento de comunicación de Unisinos y coordinador de Digilabour , estudia modelos de cooperativas en el área de comunicación e investigó el caso de Tiempo Argentino , cooperativa que surgió para apoderarse del medio luego de que el dueño dejara de pagar salarios .

“Los periodistas brasileños no tienen la cultura del cooperativismo para llevar adelante estas iniciativas. La gente no sabe que existen cooperativas de periodistas, que esto es posible”, dijo Grohmann a LJR . “Necesitamos llevar esto más a las escuelas de periodismo”.

Otro aspecto de una cooperativa que se presenta como un desafío es el carácter jerárquico de una organización periodística, con una línea de mando bien definida, mientras que en una cooperativa los socios tienen igual poder de decisión. “No se puede decidir en asamblea el titular de cada día. Tienes que tener a alguien responsable de eso”, dijo Grohmann.

Cooperativa de Jornalistas: libro de las investigadoras Irene Sá y Zulmira Nóbrega analiza Jorgraf, que edita Tribuna Independente. (Foto: Cortesía Tribuna Independiente)

 

“El desafío inicial [en una cooperativa] es que la gente incorpore este sentimiento de pertenencia. La relación ya no es la de empleado y jefe” , dijo a LJR la investigadora Irene Sá, autora del libro Cooperativa de Jornalistas . “El papel del periodista ya no se limita a escribir un texto, tomar una foto y editar. Tienes más funciones allí”.

La investigación abordó el caso de Tribuna Independente y analizó la cooperativa en tres aspectos: organizativo, financiero y productivo. “Lo que notamos es que la cooperativa también es muy similar a una empresa tradicional [de comunicación]. En el caso de Jorgraf, las fuentes de ingresos son las suscripciones y la publicidad, como en los vehículos más tradicionales”, señala Sá.

En la misma línea, la profesora Zulmira Nóbrega, coordinadora del curso de periodismo y del posgrado en periodismo de la UFPB (Universidad Federal de Paraíba) y coautora del estudio, destaca que lo que está en juego en una cooperativa es la supervivencia de los profesionales a través del mantenimiento de puestos de trabajo. “No es una forma de hacerse rico”, le dijo a LJR .

Los periodistas que forman parte de Mídia Caeté , una cooperativa de periodistas fundada en 2019, tienen claro que no se enriquecerán, aunque tienen la ambición de al menos vivir del periodismo. Esto, sin embargo, aún está lejos de lograrse.

Mídia Caeté, también ubicada en el estado de Alagoas, surgió en un momento de crisis en el mercado periodístico local: los periodistas se declararon en huelga en respuesta a la propuesta de las principales empresas de reducir el 45% del salario base de la categoría. La falta de acuerdo provocó el cierre y despidos masivos. Y ocho periodistas que se quedaron sin trabajo decidieron insistir en la profesión creando una cooperativa.

“Vimos que el modelo de trabajo periodístico para las empresas está agotado, porque nos somete a condiciones de trabajo precario, sobrecarga, entonces creamos una organización que fuera realmente independiente, que ejerciera el periodismo profesional”, dijo la periodista Wanessa Oliveira, una de los periodistas. LJR .participantes de la cooperativa.

El momento , sin embargo, no favoreció a Mídia Caeté. Menos de un año después de la creación de la cooperativa, la pandemia de COVID-19 redujo aún más las limitadas posibilidades de financiación. La participación en un proyecto de accesibilidad en el periodismo es la principal fuente de recursos económicos. Como resultado, casi tres años después, el portal no genera ingresos y ninguno de los periodistas cooperativos puede darse el lujo de dedicarse al 100% al proyecto.

A pesar de las condiciones limitadas, Mídia Caeté produce periodismo con impacto local y nacional. Un impactante reportaje mostró cómo cuatro barrios de la ciudad de Maceió se están hundiendo por actividades supuestamente relacionadas con la minería y la falta de transparencia en los acuerdos de compensación de la empresa responsable con los vecinos. El portal también mostró cómo el entonces candidato a la presidencia de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, consolidó su poder al controlar puestos claves en la Legislatura y distribuir enmiendas a aliados.

A pesar de ser organizaciones sin fines de lucro, las cooperativas sufren muchas de las dificultades que enfrentan las empresas periodísticas tradicionales, que conducen a quiebras y cierres de vehículos. El investigador Grohmann evalúa que estas cooperativas podrían mirar más hacia un movimiento más amplio de cooperativismo digital, en el que la tecnología es central en el modelo de negocio.

“Las cooperativas de periodistas nacen con la contradicción de crear un mundo nuevo en un mundo existente. (…)[Pero] siguen siendo muy analógicos: periódicos impresos, estaciones de radio, sitios web estáticos”, dice Grohmann. “De esta forma, se vuelven dependientes de otras plataformas, de las grandes tecnológicas, y no pueden ir más allá de gestionar su propia supervivencia”.

Latam Journalism Review

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.