ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Diez años sin respuestas para la familia del periodista Austin Tice

Marc y Debra Tice, los padres de Austin Tice, quien está desaparecido en Siria, hablan durante una conferencia de prensa, en el Club de Prensa en Beirut, Líbano, en 2018.

El 14 de agosto marcará el décimo año desde la última vez que la familia de Austin Tice supo de él. Su madre tiene la esperanza de que la familia se reúna.

WASHINGTON -. En 2012, el reportero de la VOA, Sirwan Kajjo, conoció al periodista independiente estadounidense, Austin Tice quien estaba planeando un viaje para reportar desde Siria. Unos meses después, Tice desapareció en un puesto de control sirio. Su familia cree que está vivo y en cautiverio y ha pasado la última década abogando por su regreso.

Aquí, Kajjo reflexiona sobre Tice y entrevista a la familia del periodista sobre el caso.

Sentado en una mesa en un bar de Dupont Circle en Washington, Austin Tice hablaba apasionadamente sobre la guerra en Siria.

“No lo entienden, hombre”, dijo. “No ponen este conflicto en contexto. No muestran de manera efectiva las voces de las personas afectadas por esta guerra”.

Era marzo de 2012, y Tice, un infante de marina convertido en periodista, había estado siguiendo de cerca el conflicto en Siria, con planes de ir allí para informar.

Nos habíamos conocido unos días antes cuando Tice, entonces de 31 años, asistió a un evento en el que yo hablaba para un grupo de expertos de Washington.

Más tarde, con cerveza y alitas de pollo, discutimos la dinámica cambiante del conflicto, que ya era peligroso para los reporteros.

Nos separamos y prometimos permanecer en contacto, intercambiando mensajes cuando se fuera a Siria en mayo.

En nuestro último intercambio de julio, le dije: “Estás haciendo un gran trabajo. Sigue así y mantente a salvo”.

Un mes después, Tice fue capturado en un puesto de control en las afueras de Damasco.

Marc y Debra Tice, los padres de AustinTice, hablan durante una conferencia de prensa en el Club de Prensa, en Beirut, Líbano, en 2018.

Más allá de un breve video compartido cinco semanas después, que muestra a Tice con los ojos vendados y cautivo, su familia y amigos no han escuchado nada más.

En base a detalles que incluyen la ubicación del puesto de control donde Tice fue detenido y la dirección IP vinculada al video, la familia del periodista y los funcionarios estadounidenses creen que Tice está detenido en Siria.

Ningún grupo armado o extremista afirmó tener Tice. Y aunque el gobierno de Assad no ha reconocido públicamente si está bajo su custodia, quienes están familiarizados con el caso dicen que ha estado dispuesto a reunirse con los funcionarios para tratar de localizar y devolver a Tice.

La familia y los partidarios de Tice están operando bajo la hipótesis de que todavía está vivo. Con poco para continuar, reconocen que abogar por Tice es una lucha.

Sus padres, Debra y Marc Tice, han trabajado en tres presidencias de EEUU y en 2014, Debra Tice pasó 83 días en Damasco, donde su hijo fue visto por última vez.

Se niega a perder la esperanza, e incluso ahora apoya la decisión de su hijo de informar desde Siria en un momento tan arriesgado.

“Sabes, mi corazón dio un vuelco cuando dijo que quería ir a Siria, pero sabía que se sentía llamado”, dijo, cuando nos reunimos en el Club Nacional de Prensa en Washington en mayo. “Eso ha sido algo sobre lo que he tenido dudas porque he animado a todos los niños a encontrar su camino”.

Originario de Houston, Texas, el servicio de Tice en la Infantería de Marina incluyó despliegues en Irak y Afganistán.

Cuando nos reunimos en 2012, habló de cómo esa experiencia moldeó su visión del mundo y lo ayudó a comprender los contextos políticos y culturales de tierras lejanas.

Más tarde, Tice estudió derecho en la Universidad de Georgetown antes de decidirse a informar sobre Siria.

“Fue allí para contar la historia de la gente común afectada por el conflicto en Siria”, dijo su madre. Su hijo creía que la cobertura occidental de Siria no era suficiente para ayudar a las personas a comprender la realidad de la situación.

Desde mayo de 2012, cubrió el conflicto para publicaciones como el grupo de medios McClatchy y The Washington Post, ganando premios presentados en su ausencia.

Ataques a los medios de comunicación no han llegado solo de grupos extremistas. El gobierno de Siria detuvo a varios periodistas durante este período, incluidos tres entre 2012 y 2013.

Un hombre sostiene un cartel que honra a la periodista del Sunday Times, Marie Colvin, después de un servicio memorial, en Londres, el 16 de mayo de 2012.

El Comité para la Protección de los Periodistas, una organización de libertad de prensa, dice que familiares y colegas no han sabido nada de periodistas desde que fueron detenidos.

La familia Tice también está en la oscuridad. Sus esfuerzos para asegurar la liberación de su hijo han abarcado tres administraciones estadounidenses.

“Cada elección es un caos, cierto, y las cosas tienen que cambiar y tenemos que conocer gente nueva”, dijo Debra Tice.

Estados Unidos ha tratado de localizar a Tice. En 2020, dos altos funcionarios estadounidenses del expresidente Donald Trump viajaron a Siria.

Y en mayo de 2022, el enviado especial del presidente Joe Biden para asuntos de rehenes, Roger Carstens, se reunió con el jefe de inteligencia del Líbano como parte de los esfuerzos para reanudar las negociaciones con Siria sobre el caso de Tice.

Los esfuerzos de Estados Unidos para asegurar la liberación de otros estadounidenses detenidos renovaron la esperanza de la familia Tice.

Cuando se reunieron con Biden en mayo, el mandatario citó el caso del estadounidense Trevor Reed, un exmarine liberado en abril tras casi tres años de prisión en Rusia.

Las cosas que dijo [el presidente Biden] fueron muy esperanzadoras”, dijo Debra Tice. “Pero lo que Austin necesita es acción. Y eso es lo que ha estado faltando durante tanto tiempo”.

Periodistas estadounidenses y antiguos colegas se han unido a la familia Tice en sus esfuerzos por abogar por Austin.

En el National Press Club de Washington, un reloj cuenta cada segundo que Tice ha estado cautivo. En una habitación separada, se exhiben sus pertenencias: un cuaderno, zapatillas deportivas, premios.

Bill McCarren, director ejecutivo del National Press Club, se dedica a mantener vivo el caso en las noticias.

“No hemos visto ni oído hablar de él en esos 10 años”, dijo. “Nos queda muy poco para continuar, así que tenemos que desarrollar esas cosas”.

Debra Tice también reconoció la dificultad de mantener el impulso.

“El ciclo de noticias en estos días, solía ser una semana cuando yo era una niña y ahora son minutos o incluso segundos”, dijo.

El 14 de agosto marcará el décimo año desde la última vez que la familia de Austin supo de él. Su madre tiene la esperanza de que la familia se reúna.

“Austin tiene muchas decisiones que tomar cuando llegue a casa, y solo estoy viendo cómo redefine su camino, ya que básicamente ha sido detenido desde los 30 años”, dijo. “Lo apoyaré en lo que sea que decida hacer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.