ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Durante 20 años, Abraji ha ayudado a remodelar el periodismo de investigación en Brasil y más allá.

 

Por Ana Beatriz Assam

La muerte de Tim Lopes cambió para siempre el periodismo brasileño. En 2002, un reportero de TV Globo, el canal de televisión más grande del país, fue secuestrado, torturado y asesinado mientras trabajaba encubierto investigando la explotación sexual de menores por parte de narcotraficantes en una favela de Río de Janeiro.

El brutal crimen sacudió a la prensa y llevó a los profesionales de los medios a buscar condiciones más seguras para ejercer el periodismo. Fue en este contexto que surgió la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (o Abraji).

El punto de partida fue el seminario ‘Periodismo de Investigación: Ética, Técnicas y Peligros’, promovido por el recién formado Centro Knight para el Periodismo en las Américas . Luego del evento, realizado en Río de Janeiro el 31 de agosto de 2002, el periodista Marcelo Beraba invitó a otros 44 periodistas de varios medios brasileños a unirse en torno a una asociación profesional.

La actual presidenta de Abraji Natália Mazotte se dirige al grupo en la 14ª conferencia anual en 2019. (Foto: Alice Vergueiro/Abraji)

El llamado a la acción de Beraba llegó en un correo electrónico, y sus ambiciones eran claras: “Una institución formada y mantenida por periodistas, independientes de diarios y entidades de clase, con el objetivo de intercambiar información entre nosotros, capacitación y reciclaje profesional, para profundizar conocimientos y utilizar herramientas en el área de periodismo de investigación, para la formación de una bibliografía y base de datos, para la promoción de seminarios, congresos y talleres de superación profesional”.

David E. Kaplan , ahora Director Ejecutivo de GIJN, estuvo allí en representación de Investigative Reporters and Editors (IRE). “Fue un momento emotivo”, recuerda Kaplan, “ver a los mejores periodistas de Brasil unirse en solidaridad y crear planes ambiciosos para el futuro”.

La creación formal de Abraji ocurrió en la segunda edición del seminario, en diciembre de 2002, cuando cerca de 140 periodistas se reunieron en el auditorio de la Facultad de Comunicación y Artes de la USP.

“Tuvo una motivación inmediata con la muerte de Tim Lopes en 2002. No fue, por así decirlo, el detonante, pero fue la motivación inmediata”, explica Beraba, quien se convirtió en el primer presidente de Abraji. “Obviamente, para que eso genere algo racional, en plena indignación y tristeza por la muerte de Tim, es porque ya teníamos ideas sobre la necesidad de tener algún tipo de organización en la línea de la IRE trabajando en Brasil”.

La iniciativa de crear una entidad para proteger, apoyar y capacitar a los periodistas brasileños recibió gradualmente el apoyo de entidades nacionales e internacionales.

“Mi gestión fue una gestión de implementación, de crear Abraji prácticamente de la nada”, recuerda Beraba. “Pero tuvimos un apoyo importante del Centro Knight y la Fundación McCormick y con estos recursos empezamos a hacer un estatuto y armar un pequeño equipo profesional”.

“Acababa de ganar una subvención y tomé la causa de estos periodistas como el primer proyecto del Centro Knight”, explica Rosental Calmon Alves , titular de la Cátedra Knight de Periodismo en la Universidad de Austin, Texas y fundador del centro. “Después de la creación de Abraji, el Centro Knight todavía financió los primeros años de la asociación brasileña porque sabíamos que estaban los periodistas de investigación brasileños más importantes, que necesitaban una estructura profesional”.

Los primeros pasos de una nueva organización

Desde su creación, Abraji se ha mantenido fiel a sus principios fundacionales: la formación profesional, la defensa de la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información pública.

Tan pronto como se creó, Abraji comenzó a organizar eventos. El primero se realizó en marzo de 2003, en la ciudad de Londrina, y consistió en un seminario sobre técnicas de cobertura criminal, en alianza con el Centro Knight y la Universidad Estatal de Londrina. Más tarde, Abraji realizó un seminario sobre la práctica del periodismo en áreas de riesgo y ofreció capacitación en lo que entonces se llamaba periodismo asistido por computadora (RAC) —periodismo de datos— en varias redacciones brasileñas.

“Ese mismo año, 2003, realizamos un seminario internacional sobre el derecho de acceso a la información pública en Brasilia”, recuerda Beraba. De ahí nació la idea de crear el  Foro del Derecho de Acceso a la Información Pública , una coalición de entidades de la sociedad civil, medios de comunicación e investigadores dedicados a impulsar una mayor transparencia gubernamental. La red tuvo participación directa en el proceso que resultó en la aprobación de la Ley Brasileña de Acceso a la Información, LAI, que entró en vigor en 2012.

Congreso Internacional de Periodismo de Investigación

En el camino, Abraji ha promovido una gran cantidad de eventos y proyectos. Quizás el más notable de estos es el Congreso Abraji, que se lleva a cabo anualmente desde 2005. El congreso es la reunión de periodistas más grande del país y una de las más grandes del mundo.

En 2013, Abraji se asoció con GIJN y fusionó el congreso con la octava Conferencia Global de Periodismo de Investigación de GIJN y la quinta edición de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (COLPIN, organizada por el Instituto Prensa y Sociedad ). El resultado fue un récord de 1.350 personas de 93 países en Río. “Este evento estableció el estándar para las reuniones internacionales de periodistas de investigación de todo el mundo”, señala Kaplan de GIJN. “Con una combinación extraordinaria de reporteros, editores, expertos en datos y seguridad, piratas informáticos, profesores, estudiantes y personal de ONG, nuestra Conferencia Global nunca ha sido la misma”.

El XVII Congreso Abraji se lleva a cabo esta semana, del 3 al 7 de agosto, y cuenta con más de 80 actividades y alrededor de 200 ponentes. Por primera vez, el evento se realiza en formato híbrido, con dos días virtuales gratuitos y dos días de paneles presenciales en São Paulo. La conferencia también incluye un día separado dedicado a talleres y charlas de periodismo de datos, llamado “Domingo de datos”.

Debido a la pandemia de COVID-19, las versiones 2020 y 2021 del Congreso Abraji fueron en línea y gratuitas y sumaron más de 10.000 suscriptores. La última conferencia presencial, en 2019, fue la segunda con mayor audiencia en la historia de Abraji, con alrededor de 1200 personas.

Rosental Alves es el fundador y director del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, cuyo apoyo fue fundamental en los primeros años de Abraji (Foto: Alice Vergueiro/Abraji).

“El formato siempre fue presencial y valoramos mucho el networking que permitió el evento”, explica Natália Mazotte , actual presidenta de Abraji. “Pero después de la pandemia, quedó claro el valor de la programación en línea como una forma de incluir especialmente a periodistas de otras regiones. Y, para mantener un acceso más amplio y fomentar la diversidad de participantes, optamos por el híbrido”.

Además de permitir que los periodistas de investigación se conecten, ayuden en la calificación profesional y aprovechen la exposición de los mejores reportajes en Brasil, Beraba también destaca la importancia del Congreso para abrir el telón de las metodologías de reportaje, para mostrar “cómo se hizo” una cooperación y de intercambio de conocimientos que, según él, no era común en el periodismo brasileño hasta entonces.

Proyectos y más proyectos

Además del Congreso, Abraji organiza varios cursos a lo largo del año y también cuenta con varios programas que ayudan a promover sus principios de defensa de la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información pública. La mayoría de estos proyectos son el resultado de alianzas entre la asociación y otras importantes organizaciones periodísticas y de la sociedad civil brasileñas. Entre estos esfuerzos:

El Programa Tim Lopes , que brinda apoyo directo a periodistas amenazados de muerte, investiga muertes en el ejercicio de su profesión y, en la medida de lo posible, coordina la continuidad de las investigaciones que venía realizando la víctima. La investigación del caso del periodista británico Dom Phillips y del activista indígena Bruno Pereira, asesinados recientemente durante un viaje de reportajes en la Amazonía, es la última incorporación al programa.
Projeto Comprova , una iniciativa colaborativa de verificación de datos que reúne a los principales medios brasileños para combatir la desinformación, liderada por Abraji. El proyecto ganó el Premio a la Libertad de Prensa ANJ 2021
Proyecto CTRL+X , una base de datos que monitorea las solicitudes judiciales para retirar del aire contenidos periodísticos. Fue uno de los ganadores de la edición 2017 de los Premios de Periodismo de Datos .
Programa de Protección Jurídica para Periodistas , una iniciativa para garantizar la asistencia legal a periodistas y comunicadores que, por razón de su trabajo, enfrentan procesos judiciales.
CruzaGrafos , una herramienta gráfica de código abierto para cruces e investigaciones avanzadas de datos. El proyecto fue finalista de los Premios Sigma 2021 .
Publícate , un buscador de pleitos en los que los políticos son parte.
Pinpoint , una plataforma de Google desarrollada para periodistas y curada por Abraji en Brasil, que pone a disposición de forma gratuita grandes colecciones de documentos de interés público.
Hallazgos y Solicitudes , plataforma que reúne miles de solicitudes de acceso a la información de los ciudadanos realizadas a través de LAI y las respuestas de la administración pública.
Abraji también produce informes anuales que monitorean ataques a profesionales de la prensa, comunicadores y medios de comunicación, así como casos de ataques con sesgo de género , que atestiguan el momento difícil por el que atraviesa la prensa brasileña . Desde 2019, el monitoreo forma parte de la red latinoamericana Voces Del Sur .

Administración y financiación

“El principal desafío de Abraji es común a todas las organizaciones sin fines de lucro de Brasil: la sostenibilidad a largo plazo”, explica Mazotte. “Hay una baja cultura de filantropía en el país, por lo que no es fácil conseguir diversas fuentes de financiamiento para la organización”.

Actualmente, la institución se mantiene a través de patrocinios institucionales o para sus proyectos, pago de anualidades de sus 350 socios e ingresos por eventos. Los planes futuros incluyen la implementación de un fondo de dotación, que garantizaría la viabilidad a largo plazo de Abraji y la fortalecería para enfrentar nuevos desafíos.

El personal y liderazgo de la asociación cuenta actualmente con una junta ejecutiva de 11 miembros, una junta de supervisión de tres miembros y una junta curatorial compuesta por ex presidentes y un empresario invitado, además de 12 empleados. Las elecciones para una nueva junta ejecutiva se llevan a cabo cada dos años.

“Es una asociación que se renueva constantemente”, dice Cristina Zahar, secretaria ejecutiva de la organización. “Creo que eso es lo que hace de Abraji la fortaleza que es hoy”.

Una historia de éxito de 20 años

“Ojalá, en mis años de formación e iniciación en el ejercicio de la profesión de reportero, hubiera tenido una entidad como Abraji”, dice Dorrit Harazim , periodista brasileña premiada y homenajeada en la 5ª edición del Congreso Abraji. Destaca la importancia de la organización en la calificación de los profesionales a lo largo de los años. “Por sus cursos, seminarios, talleres, accesibilidad e intercambio permanente de información, la entidad, en 20 años, ya ha ampliado sus horizontes profesionales para toda una generación”.

La perspectiva de mejorar las técnicas periodísticas más allá del aula, que a menudo carece de aplicación práctica, y aprender sobre temas que están lejos de los rígidos programas de las universidades brasileñas, ha atraído a muchos estudiantes. Rosental Calmon Alves recuerda, por ejemplo, los talleres de RAC promovidos por Abraji en 2003, época en que la práctica era poco conocida en el país. “Abraji fue un pionero, un pionero de las técnicas más actuales de investigación periodística”, dice.

Con sus diversos proyectos en diferentes áreas, Abraji se ha convertido en una referencia tanto para los periodistas como para el periodismo brasileño. En 2003, con apenas un año de existencia, ganó el Premio Esso de Periodismo , la más importante distinción otorgada a los profesionales de la prensa en Brasil. En 2012, recibió el Premio a la Libertad de Prensa de la ANJ , por su trabajo en la formación de periodistas y por su papel fundamental en la aprobación de la Ley de Acceso a la Información de Brasil.

“Abraji superó nuestros mejores sueños”, dice Alves. “No es que el periodismo de investigación no existiera en Brasil antes de Abraji, pero de alguna manera formuló la existencia de un tipo de periodismo de profundidad que no estaba muy claro para muchos periodistas brasileños. Abraji ha ayudado a elevar los estándares del periodismo brasileño en estos 20 años de actuación”.

Para Harazim, el éxito de Abraji surgió de la necesidad de una institución independiente, formada y mantenida por periodistas y enfocada enteramente en mejorar el conocimiento profesional. “Había una demanda reprimida y no lo sabíamos”, explica. “Tanto es así que en pocos años se configuró el trípode de la misión original: la defensa de una LAI, la libertad de expresión y nuestra calificación en un nuevo contexto global”.

La asociación también ha logrado una posición de prestigio entre las organizaciones de la sociedad civil. Es común ver a Abraji o su equipo mencionados en los medios brasileños cuando hay noticias sobre amenazas a la libertad de expresión o ataques a periodistas.

“Abraji no sólo se convirtió en una organización de periodistas profesionales con una voz importante en el escenario mediático brasileño, sino también en un referente para otras asociaciones en otros países”, cree Alves. Agrega que el modelo utilizado para lanzar Abraji (seminarios seguidos de la creación formal de una organización de prensa) se ha replicado en otras partes de América Latina.

Abraji también estuvo a la altura de su razón de ser inicial después de la muerte de Tim Lopes: funcionar como una red de seguridad para los profesionales de la prensa. “Abraji termina siendo un escudo para periodistas y vehículos atacados y, debido a la legitimidad construida a lo largo de los años, logra exigir a las autoridades públicas que estos ataques sean investigados y combatidos”, explica Mazotte. “Una institución como esta es fundamental para que los periodistas se sientan más seguros y respaldados para realizar su trabajo”.

En un Brasil polarizado, ¿qué depara el futuro?

La importancia de sentirse seguro en el ambiente de trabajo es aún más esencial en un momento como el actual, cuando la situación de la prensa en Brasil no es la mejor. Según su informe anual, Reporteros Sin Fronteras dice que la retórica agresiva adoptada por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro hacia los periodistas y los medios, ha “contribuido a aumentar la hostilidad y la desconfianza en la sociedad” .

Marcelo Beraba fue el primer presidente de Abraji (Foto: Alice Vergueiro/Abraji).

“Creo que en los últimos tres años y medio, el desafío se ha vuelto más grande. Todos los gobiernos posteriores a la redemocratización tuvieron serios problemas con la libertad de prensa y expresión; ninguno era amistoso. Pero después de 2019, cuando Bolsonaro asumió el cargo, empeoró enormemente”, dice Beraba.

Gracias a una tendencia grande y preocupante de erosión de la democracia en todo el mundo y el avance de las autocracias, Zahar dice que se ha vuelto aún más importante defender el periodismo como una forma de fortalecer la democracia en el Brasil de Bolsonaro. “Veo a Abraji cada vez más en las trincheras de defender los derechos de libertad de expresión, prensa y acceso a la información”, dice.

En estas batallas se incluye la lucha contra las campañas de desinformación, cada vez más frecuentes en los medios digitales. “Tenemos todos los problemas de un ecosistema de información sin mucha moderación, que acaba contribuyendo a la difusión de desinformación y contenidos engañosos”, explica Mazotte. “Abraji necesita encontrar formas de adaptarse y lidiar con esta complejidad”.

“Nuestro papel en este momento es seguir haciendo nuestro trabajo y buscar siempre ese trabajo colectivo junto con otras organizaciones”, dice Beraba. “No creo que una organización sea capaz de afrontar sola esta situación actual. El trabajo colectivo es necesario y Abraji siempre ha estado enfocado en esta idea”.

Periodismo de Investigación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.