ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

El régimen de Putin ilegaliza ‘Novaya Gazeta’, el periódico más valiente de Rusia

La liquidación de la cabecera llega después de una denuncia presentada por el organismo regulador de medios de Rusia
Dmitry Muratov, editor jefe de Novaya Gazeta, este lunes.Alexander ZemlianichenkoAP

Rusia.- Un tribunal ruso despojó hoy al periódico ‘Novaya Gazeta’ de su licencia de medios, prohibiendo en la práctica que la publicación opere dentro de Rusia.

La liquidación del medio se produce después de una denuncia presentada por el organismo regulador de medios de Rusia Rozkomnadzor. Todo ello en medio de la campaña de las autoridades rusas para silenciar a los medios críticos. ‘Novaya Gazeta’ está ampliamente considerado el periódico “más valiente” de Rusia. Entre 2000 y 2021, seis de los periodistas de Novaya Gazeta fueron asesinados. Entre ellos Anna Politkovskaya el 7 de octubre de 2006.

‘Novaya Gazeta’, que desde febrero ha afrontado presiones para impedir que informase sobre el ataque de Rusia a Ucrania, fue acusada de no proporcionar unos documentos relacionados con un cambio de propiedad en 2006. Con este pretexto legal, el medio ha sido liquidado finalmente.

El editor en jefe de ‘Novaya Gazeta’, Dimitri Muratov, ha reaccionado ante la decisión del tribunal del distrito de Basmanny: “Es una decisión política hecha a la medida. sin la menor base legal”. El periodista ha prometido que la decisión sería apelada.

Muratov nunca ha tenido miedo de hablar y defender a las voces disidentes, mientras la propaganda rusa estos días difunde mensajes belicistas para borrar Ucrania como país y atacar Europa después. La jefa de RT, Margarita Simonian, ha declarado en varios debates que hay que limitar la libertad de expresión en Rusia.

Hace tiempo que había dudas sobre si ‘Novaya Gazeta’ podría seguir informando en el futuro. Para evitar que los periodistas puedan seguir expresándose bajo otra marca, mañana 6 de septiembre el mismo tribunal considerará otra demanda de Roskomnadzor para invalidar el registro de la publicación ‘Novaya rasskaz-gazeta’, que los empleados de ‘Novaya Gazeta’ lanzaron en julio.

SÓLO PROPAGANDA EN RUSIA

La guerra de Ucrania ha arrasado el débil ecosistema de medios independientes de Rusia. ‘Meduza’ está vetado en el país y la radio ‘Eco de Moscú’, con voces liberales aunque de carácter moderado, fue forzada a cerrar.

‘Novaya Gazeta’ suspendió su trabajo el 28 de marzo después de recibir una segunda advertencia de Roskomnadzor. Al parecer, su ‘delito’ fue la mención de una entidad que había sido declarada “agente extranjero” pero a la que no le habían puesto la etiqueta correspondiente, algo obligatorio en la Rusia de Putin.

El periódico ha jugado un papel histórico en Rusia moderna. Contó con el apoyo de Mijail Gorbachov en sus primeros años, que cedió parte de los fondos que había recibido con el Premio de la Paz. El año pasado, el propio Muratov ganó ese mismo galardón y anunció que no se quedaría con “un solo centavo” de su premio en metálico. Después, en un gesto desafiante en un país que persigue cualquier auxilio a Ucrania, vendió la medalla del Nobel de la paz por 103,5 millones de dólares para ayudar a refugiados ucranianos.

El pasado sábado Muratov, amigo personal de Gorbachov, fue el que portó el retrato del líder soviético en el funeral. El destino ha querido que la muerte de Gorbachov se produzca días antes de esta puñalada mortal a ‘Novaya Gazeta’ por parte de unas autoridades rusas que dicen combatir el nazismo en Ucrania pero llevan a cabo una represión salvaje de la disidencia o de cualquier cosa que se aparte de la propaganda xenófoba y belicista que supura la obediente televisión rusa cada mañana.

Elena Milashina, una de las más destacadas reporteras de ‘Novaya Gazeta’ ha hecho investigaciones cruciales sobre los abusos en Chechenia, documentando los asesinatos de personas LGBT. Y también informando sobre los asesinatos de los oponentes del líder de Chechenia, Ramzan Kadirov.

“RUSIA ES UNA CÁRCEL”

Cuando empezó la guerra contra Ucrania, ‘Novaya Gazeta’ publicó una histórica portada en la que decía, sin rodeos, lo que está prohibido decir en Rusia: “Rusia. Bombardea. Ucrania”. “Publicaremos este número de ‘Novaya Gazeta’ en dos idiomas: ucraniano y ruso. Porque no reconocemos a Ucrania como un enemigo y al idioma ucraniano como la lengua del enemigo. Y nunca lo reconocemos”, dijo Muratov en su papel de editor en jefe. Después vinieron las nuevas leyes de censura del Kremlin, que prohíben “desacreditar” al ejército publicando cualquier cosa que no sea la versión oficial sobre una guerra que no puede ser llamada así sino obligatoriamente “Operación Militar Especial”.

El acoso a todo lo que venga de ‘Novaya Gazeta’ ha sido constante. Tras la suspensión del medio (que dejó de imprimirse y de actualizar su web esperando poder sobrevivir hasta que se estabilizase el clima de censura) algunos de sus empleados se fueron al extranjero y comenzaron a publicar ‘Novaya Gazeta. Europa’. Al poco tiempo, el sitio web de la publicación fue bloqueado en Rusia a petición de la Fiscalía General. En julio, los periodistas que permanecieron en Rusia lanzaron la publicación ‘Novaya Rasskazh-Gazeta’, pero también fue bloqueada unos días después tras un requerimiento de la Fiscalía General. Ese mismo mes un tribunal de Moscú multó a ‘Novaya Gazeta’ debido a un mensaje en video de su editor en jefe, Dimitri Muratov, criticando la guerra en Ucrania.

Cuando Muratov ganó el Nobel a finales de 2021, los periodistas ya notaban un aumento de la presión. “Seguimos saliendo en papel porque en las prisiones es la única manera de leer el periódico y Rusia sigue siendo una cárcel. Cuando deje de serlo, estaremos sólo en internet”, explicaba a EL MUNDO en octubre con humor negro Nikita Kondratiev, del departamento de noticias web. En febrero estalló la guerra, en marzo murió el papel y ahora se ha impuesto el silencio.

El Mundo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.