ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Las islas del Pacífico están de vuelta en el mapa y la acción climática no es negociable para los posibles aliados

Samuel Rillstone/RNP/AAP

Autor

wesley morgan
Investigador, Instituto Griffith Asia, Universidad Griffith

El Foro de las Islas del Pacífico de este año marcó el comienzo de una era más peligrosa, ya que los líderes del Pacífico intentaron encontrar respuestas comunes tanto a la crisis climática como a la competencia geoestratégica cada vez más aguda.

Hubo un interés sin precedentes en el foro de este año, celebrado en la capital de Fiji, Suva. Yo deberia saber. Viví en Suva gran parte de mi vida adulta, que incluyó varios años enseñando en la Universidad del Pacífico Sur. También estuve en la ciudad para la cumbre de la semana pasada.

La reunión anual de los líderes de la isla y sus homólogos de Australia y Nueva Zelanda suele ser la única época del año en la que hay un enfoque internacional en la región. Pero el foro de este año fue otra cosa. Descendió un enorme grupo de medios, para el desconcierto de muchos fiyianos que sintieron que la reunión estaba divorciada de sus desafíos diarios.

Muchos periodistas estaban allí para cubrir la creciente competencia entre China y Estados Unidos, y los intentos del nuevo gobierno de Australia por reforzar su influencia. Los líderes del Pacífico trataron de resaltar sus propias prioridades, especialmente el cambio climático.

Después de la cumbre, está claro que estas cosas están conectadas. Los países del Pacífico saben que están en una lucha por la supervivencia, y cualquier país que quiera su apoyo debe demostrar que se toma en serio la lucha contra el cambio climático.

Vuelve la competencia al Pacífico

Cuando terminó la Guerra Fría, los países insulares del Pacífico “ cayeron del mapa ” de la geopolítica global. Las preocupaciones de que la Unión Soviética pudiera establecer una base naval en el Pacífico habían llevado a Estados Unidos y sus aliados a intensificar la ayuda a la región en la década de 1980. Una vez que la amenaza soviética retrocedió, Estados Unidos redujo su presencia cerrando embajadas en la región.

Este año, las naciones del Pacífico vuelven a estar en el mapa. Un acuerdo de seguridad firmado en abril entre China y las Islas Salomón, que podría permitir una presencia militar china y el reabastecimiento de barcos, ha alarmado a los planificadores de seguridad en Washington y Canberra.

No obstante, las naciones insulares intentaron mantener la competencia geoestratégica fuera de la agenda del foro de este año. Intentaron excluir tanto a China como a EE.UU. aplazando un diálogo con los países socios que normalmente se realizaría al día siguiente de la cumbre de líderes del foro.

Sin inmutarse, los funcionarios chinos presionaron para reunirse con las naciones insulares el día de la reunión de líderes. Sin embargo, Washington superó a Beijing cuando la vicepresidenta de EE. UU., Kamala Harris, transmitió a través de un enlace de video para decirles a los líderes del Pacífico que EE. UU. aumentaría la ayuda a la región y aumentaría su presencia diplomática. Estados Unidos tiene planes para dos nuevas embajadas (en Kiribati y Tonga) y un nuevo enviado estadounidense al Foro de las Islas del Pacífico.

Como presidente del foro, el primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama, había invitado a Harris. Una semana antes, se había reunido con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. Después de la reunión, Bainimarama dijo :

“Ahora que estamos en sintonía con la acción climática, ¡el potencial de nuestra asociación en el Pacífico es ilimitado!”

Declaración de emergencia climática en el Pacífico

Los países insulares del Pacífico han dejado muy claro durante décadas que el cambio climático es su mayor amenaza para la seguridad. En comparación con la competencia geoestratégica, los impactos del calentamiento del planeta (ciclones más fuertes, inundaciones devastadoras, aumento del nivel del mar y arrecifes moribundos) son amenazas más inmediatas.

Como dijo el comandante militar de Fiji, Viliame Naupoto, en un diálogo de seguridad regional en 2019:

“Creo que hay tres grandes potencias en competencia en nuestra región. Está Estados Unidos […] está China (y) el tercer competidor es el cambio climático. De los tres, el cambio climático está ganando, y el cambio climático ejerce la mayor influencia en los países de nuestra parte del mundo. Si hay alguna competencia, es con el cambio climático”.

En los últimos años, el hecho de no hacer nada significativo sobre el cambio climático socavó la estrategia australiana en el Pacífico. En el último Foro de las Islas del Pacífico en persona en 2019, el entonces primer ministro, Scott Morrison, bloqueó las palabras “crisis climática” para que no aparecieran en el comunicado final. Este movimiento llevó a los líderes de la isla a decir que preferirían trabajar con China .

Así fue como el nuevo primer ministro Anthony Albanese esperaba restablecer las relaciones del Pacífico con objetivos climáticos más estrictos, prometiendo reducir las emisiones de Australia en un 43 % esta década.

En Suva, se unió a los líderes de la isla para declarar oficialmente una emergencia climática en el Pacífico . El contraste con Morrison no podría haber sido mayor. El primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, abrazó calurosamente a Albanese y le dijo que Australia sigue siendo el socio de seguridad preferido de su país.

¿Trabajando juntos para abordar la principal amenaza de la región?

Los líderes del Pacífico dieron la bienvenida formalmente a los nuevos objetivos climáticos de Australia. Pero también le dijeron a Albanese que esperan ver más. Bainimarama lo instó deliberadamente a “ir más allá por el futuro compartido de nuestra familia alineando el compromiso de Australia con el objetivo de 1,5 grados”.

Las naciones insulares consideran que limitar el calentamiento global a 1,5 ℃ es clave para su supervivencia: “1,5 para mantenerse con vida” es su lema. La ciencia es clara: si queremos tener una posibilidad razonable de limitar el calentamiento a 1,5 ℃, las emisiones globales deben reducirse a la mitad para 2030 .

Una nación rica como Australia, con vastos recursos de energía renovable sin explotar , debería apuntar a reducir las emisiones en un 75% esta década.

Los líderes del Pacífico también dieron la bienvenida a la propuesta de Australia de copatrocinar una cumbre climática de las Naciones Unidas, posiblemente en 2024.

Esta podría ser una forma de que Australia trabaje con los países del Pacífico para dar forma a los esfuerzos globales para reducir las emisiones. Requeriría una inversión diplomática significativa de Canberra. La planificación para ser coanfitrión de una cumbre climática importante también significa que podemos esperar una conversación continua con otras naciones sobre la propia ambición climática de Australia.

Sin duda, los líderes de la isla presionarán al gobierno australiano para que haga más. A medida que la región se calienta, descubriremos qué tan serio es Australia para ayudar a los países del Pacífico a contrarrestar su principal amenaza a la seguridad.

The Conversation 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.