ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Más allá de informar: Diario de Yucatán debe ser un foro plural, de cara a un siglo

Por Carlos Cámara Gutiérrez

Además del compromiso cotidiano de informar, Diario de Yucatán, de cara a un siglo de su fundación, según un experto debe ser un foro plural para exponer y analizar las transformaciones de Mérida, de la entidad 

Yucatán –. El periodismo, más allá de su función informativa, no sólo está íntimamente vinculado a las noticias de hoy de una ciudad, una entidad, un país, es una institución democrática, independiente que debe ser pilar en el fortalecimiento de la democracia y aliado de la comunidad.

Así define el doctor Martín Rodrigo Echeverría Victoria la interrelación de los periodistas con el ámbito social-democrático, en el que aun bajo los mecanismos de represión y censura, llevan al cabo su labor reporteril para contribuir a que se enriquezca el debate público y la participación política.

El profesor investigador del Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a propósito del 97o. aniversario de Diario de Yucatán también analiza el periodismo impreso y digital ante un Estado autoritario, populista que violenta su libertad de expresión.

Y a manera de conclusión, el comunicólogo yucateco sugiere el rumbo que El periódico de la vida peninsular, de cara al siglo de vida, debe continuar y acompañar para que una sociedad cada vez más plural asimile, opine y participe en las transformaciones urbanas, económicas y culturales que advierte en Mérida, en el Yucatán de 2025.

La violencia que se ejerce contra los periodistas en los medios impresos o digitales, no sólo atenta contra sus libertades, también contra las de la sociedad, considera un investigador.- Foto Archivo Diario de Yucatán

¿Cómo es la interrelación del periodismo con el tema social-democrático?

En la última entrega sobre los retos del periodismo digital en la primera mitad del siglo XXI, el doctor en Comunicación y Cultura por la Universidad de Sevilla, España, explora su interrelación con el tema social-democrático, y le llama la atención la actitud de la comunidad ante la violencia física y virtual contra los comunicadores.

“Sorprende que la sociedad no se manifieste o reaccione con firmeza por la violencia que se ejerce contra los periodistas, cuando son sus libertades las que están en juego. No se habla de qué pierde la sociedad cuando se dan esas agresiones”, opina.

“Ante un ambiente violento y hostil en el que se ejerce el periodismo impreso y digital está en riesgo una sociedad, no sólo el gremio de comunicadores, ya que se ataca la libertad de expresión que no es exclusiva de los periodistas o los medios, también es de la sociedad, subraya Martín.

¿Confían los ciudadanos en el trabajo periodístico, en las noticias de hoy?

El máster en Comunicación Política y Opinión Pública por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, España, refiere que según datos de dos encuestas financiadas por el Conacyt en 2018 y 2021, se preguntó sobre la confianza de los ciudadanos en el trabajo periodístico y otra de los medios de comunicación y el desafecto político.

“Más allá de la falta de interés de los ciudadanos, desde el punto de vista normativo las agresiones a los periodistas deben ser una preocupación social y democrática en el sentido de que debilita en la comunidad el derecho a saber, a conocer la realidad para tomar las mejores decisiones”.

Por un lado, abunda el investigador, es comprensible que cuando se le pregunta a las personas ¿usted cree que el periodismo está hecho para beneficiar a una persona o para el interés público?, muchos responden que es para favorecer a alguien.

“Eso denota que el colectivo interpreta que el periodismo está más interesado en atraer la atención de la gente que para informar de los hechos, e incluso que algunas medios son sensacionalistas”, expone Martín.

La labor periodística, los que brindan las noticias de hoy, destaca un analista yucateco, son esenciales para el fortalecimiento de la democracia.- Foto de cienradios.com

El periodismo y su misión como institución democrática

Y la labor periodística, los que brindan las noticias de hoy, insiste el experto, son esenciales para el fortalecimiento de la democracia y de otros privilegios, como el derecho a la información y a la protesta, además de que enriquece el debate público y la participación política.

“Cuando se agrede al periodismo se vulnera una institución democrática -independientemente si hay personas lastimadas-, que intenta transparentar el poder, hacer saber a la sociedad lo que hay respecto a los abusos de poder, que busca instalar diálogos públicos de temas relevantes”, enfatiza.

El periodismo, reitera, es una institución democrática que tiene una función pública y su existencia tiene un interés general, que no nada más se limita a productores de información privados.

“Lo complicado de la reacción actual de la sociedad civil ante ese escenario, según mi interpretación, es que el estado de derecho en México es tan frágil que es improbable que a alguien se le haga justicia por algo, lo que sea, ello explicaría la inacción social ante las agresiones al periodismo y a los que lo ejercen”, juzga el doctor Echeverría.

¿Cuál es la importancia de los medios independientes y los periodistas?

El académico universitario yucateco señala que la percepción social sobre el papel del periodismo es que por un lado hay un negro historial de buena parte de los medios de comunicación en el país que podrían estar coludidos con el poder, y con ese actuar los propios periodistas también son víctimas.

“Durante 70 años, ahora se sabe, muchos medios de comunicación no se destacaron por ser independientes, y aunque eso ya es historia, para buena parte de la sociedad, al igual que con los sindicatos quedó un precedente, un estigma en relación con el periodismo del período autoritario”.

“Pero durante la etapa postautoritaria, a partir de la democracia para acá, una parte del periodismo, sobre todo periférico, de los estados y una parte del central tampoco se democratizó, salvo contados ejemplos que los ciudadanos identifican muy bien”, puntualiza.

Etapas oscuras del periodismo ligado al poder

Según el doctor Echeverría Victoria, durante la gestión presidencial de Enrique Peña Nieto (2012-2018) se vivió un capítulo muy oscuro en términos de sujeción de los medios de comunicación y de algunos periodistas al poder central.

“En esa etapa fluyó a carretadas muchísimo dinero, no hubo un año en que se respetaran los techos de presupuesto del Congreso, realmente fue una fiesta, fue muy directo, abierto y evidente qué medios y periodistas se volvieron cómplices“.

La población, con el antecedente del negro pasaje de Peña Nieto se quedó con la impresión que los medios de comunicación no son de fiar, no son aliados de la sociedad, lo son del patrón en turno, y en función de eso se tolere o justifique la indiferencia de la sociedad a las agresiones contra los periodistas.

Diario de Yucatán: el valor de los medios autónomos

“Con excepción de los medios independientes que develaron la naturaleza de la integridad del período de Peña Nieto y sus gobernadores infames, otros se comportaron sesgados a favor del poder político y económico”, afirma el comunicólogo.

Y como secuela de ese pasaje, señala que ahora se busca violentar la credibilidad de los medios, el periodismo y los periodistas críticos, que observan, analizan y cuentan lo que pasa en una comunidad, una ciudad, un estado o en el país.

“Es por ello que se utilizan mecanismos de represión y censura al trabajo periodístico cercano a la sociedad, de silenciar la libertad de expresión, ahora ya no de la forma en que se operó en períodos anteriores sino por medio de ataques y agresiones contra la prensa y sus representantes”.

“El asedio y acoso al periodismo y los comunicadores que en las décadas recientes sufren de la estigmatización y laboran bajo un contexto de violencia extrema y generalizada, ya no se limita a los medios impresos, también se replica en los digitales”, destaca Martín.

Nulificar y desacreditar el discurso de verdad de generadores de información, afirma el doctor Martín Echeverría Victoria es un síntoma muy de un gobierno populista.- Foto oficial

¿El Estado es represor del periodismo crítico?

El autor del libro “Comunicación política y crisis de la democracia. Nuevas tendencias y desafíos” también ofrece su punto de vista sobre el periodismo impreso y digital ante un Estado autoritario, populista, que reprime cualquier visión que sea diferente a la que quiere que prevalezca.

Se refiere al ataque sistemático y desproporcionado del Estado, que preside Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en contra de la prensa y los periodistas que disienten del discurso oficial beligerante, lo que no sólo constituye un ataque a la libertad de expresión, pone en la mira a todos los comunicadores que no se alinean.

“A nivel absoluto, histórico, típicamente los gobiernos populistas se oponen a otras fuentes de poder, de generación de la verdad, esa es la razón por la que refutan las opiniones de los científicos, de los académicos y de los medios que son productores de conocimiento en general”.

“E incluso en algunos momentos, los gobiernos populistas se contraponen a las Iglesias, porque son productoras, generadoras de orientaciones y de verdad, por lo que es importante preguntar ¿por qué no se sientan a la mesa en un diálogo de tú a tú con otros actores sociales?”, recalca el profesor.

AMLO frente al periodismo libre y analítico

El exvicepresidente de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación precisa que la operación de nulificar o desenfatizar el valor del discurso de verdad de otros generadores de conocimiento, productores de información es un síntoma muy claro con el que se cataloga a un gobierno populista.

“En el caso del gobierno de AMLO hay niveles, y algunos muy preocupantes. Uno de ellos es el acoso a Carlos Loret de Mola (editorialista de Diario de Yucatán) que de manera sistemática y oficiosa es atacado por el Presidente, y eso me parece un grado de hostigamiento grave“.

“Y no es que los gobernantes no puedan cuestionan o generar dudas respecto a la veracidad de la información, que los datos no son correctos o descontextualizados o bien interpretados de manera dolosa, pero el asedio ad hominem, a la persona, refleja otro grado de estigmatización al periodismo y al periodista”, expone.

El discurso de AMLO, resalta el doctor Echeverría, es descalificar a la persona por supuestos vínculos, afinidades, por ciertos antecedentes, pero denostar al periodista y no al trabajo, el producto informativo del comunicador es una señal inquietante.

La interpretación leninista de la prensa del gobierno de AMLO

“Esa división de los medios, de la prensa buena y la mala, entre la prensa conservadora, la opositora o neutral desnuda la interpretación leninista que tiene el Presidente de los medios de comunicación”, define Martín.

A modo de explicación, el investigador dice que la visión leninista de la prensa es cuando “se arma la revolución y los medios deben organizar a la sociedad, ayudar a que la gente se sume al movimiento, y los que no lo hagan así son contrarrevolucionarios“.

“La visión leninista de la prensa que hace AMLO le hace un flaco favor al gremio, en momentos delicados cuando hay muchos incidentes de violencia, y el hecho que el Presidente se sume a ese discurso de acoso contra ciertos periodistas y medios, envalentona a los agresores”.

“No digo que sea una relación causal directa que provoca asesinatos de periodistas, pero sí ocasiona que otros agentes, otros gobiernos se sientan más confiados al momento de agredir, como sucede en Puebla, con casos reveladores de duplicación de ataques a los comunicadores, sobre todo en el ámbito jurídico”, denuncia el politólogo.

Como parte de su compromiso, el periodismo impreso y digital debe contribuir a ser aliado de la sociedad, opina un experto.- Foto Diario de Yucatán

¿Qué aporte ofrece la prensa local y digital en una comunidad?

Con 97 años de trayectoria en dos siglos y de cara al centenario de vida, el doctor Echeverría Victoria sugiere el camino que Diario de Yucatán debe seguir como aliado de la sociedad y ante los conflictos sociales, económicos, urbanísticos y culturales para el estado que implica la transformación de Mérida en una metrópolis.

“Hay un estudio que se hizo en Palm Springs, California, una pequeña comunidad de Estados Unidos sobre el papel del periodismo, la prensa local, sobre todo la de opinión respecto a la despolarización, de qué hacer para que los lectores, los ciudadanos cuestionen y opinen sobre los problemas de su entorno absoluto”.

“Y la observación de la gente es que la prensa local, el comentario y el análisis domésticos ayudan mucho para que los ciudadanos se reflejen en ese medio de comunicación todos los problemas comunitarios que atraviesan, que los medios locales, impresos o digitales, sean esos faros que representen a una sociedad”, refiere el profesor.

Diario de Yucatán, los retos de cara a un siglo de vida

“Un camino que debe considerar Diario de Yucatán es seguir vinculado a la sociedad por medio de la participación de ciudadanos que opinen, comenten y enriquezcan el diálogo para que se interprete y analice lo que les preocupa o acontece a fin de ofrecer la información, la parte más valiosa “, razona Martín.

Además, aconseja que el Diario debe estar abierto a los procesos actuales de transformación social que atraviesa Yucatán, y sobre todo Mérida, que “está a punto de convertirse en una metrópolis, sino es que ya lo es”.

La capital  está en transición de ser una megalópolis y se enfrentará a problemas de inseguridad, no por la penetración del crimen organizado, sino por el hecho de metropolizarse, lo que crea problemas de falta de cohesión social, ambientales, urbanísticos y culturales”, advierte.

El Diario, foro de pluralidad, análisis y diálogo social

“Ante la transformación de la ciudad, del estado, el Diario debe estar muy alerta para observar y captar qué cambia y cómo lo entienden sus habitantes, cómo los afrontan y participan en esa evolución para analizarlos y digerírselos por medio de una información útil, que dé respuestas”, prosigue el investigador.

También aprecia que muy cerca de su centenario, el Diario está en un momento en el que hay una dinámica de transformación tan acelerada, que le abre la oportunidad para cumplir con su responsabilidad de observar, interpretar y explicar, presentar a la sociedad para también participe de ese proceso.

“El Diario puede ser un estupendo foro para que por medio de la pluralidad de temas y actores sea el espacio para el diálogo con la sociedad, incluso de tópicos que a la comunidad no le gusta ver o les ocasione algún prejuicio, como la violencia familiar o el alcoholismo, fenómenos que trae la transformación de Mérida, de Yucatán”, concluye el doctor Echeverría Victoria.

Diario de Yucatán

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.