ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Asociación Mundial de Periodistas World Association of Journalists Association Mondiale des Journalistes

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Asociación Mundial de Periodistas

América • África • Asia • Europa • Oceanía

Cambiar idioma »

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Murió el periodista Jorge Fascetto

Jorge Fascetto, fundador de Diario Popular

Buenos Aires, Argentina.- En la Ciudad de Buenos Aires falleció este viernes el ingeniero Jorge Fascetto, fundador de Diario Popular y expresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)

Fascetto, de 89 años de edad al momento de su muerte, fue un permanente defensor de las libertades de prensa y de expresión.

Fue presidente de Diario Popular y del grupo El Día, de La Plata, que incluyó, además del tradicional diario platense, a la radio La Redonda y otros medios de amplia difusión.

Fascetto llevó una vida dedicada a la defensa de la libertad de expresión, empeño que desarrolló a lo largo de una dilatada trayectoria dentro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), a la que perteneció durante largos años y de la que fue su presidente entre 1998 y 1999. Previamente había sido titular del Instituto de Prensa de la SIP.

Su actividad dentro de la actividad editorial se extendió a la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y a la Asociación de Diarios del Interior de Argentina (Adira). También fue presidente del IPI International Press Institute (IPI), con sede en la ciudad de Viena. Asimismo, fue presidente de la agencia Noticias Argentinas.

Casado con Isabel Stunz, Fascetto era padre de cuatro hijos: María Isabel, Martín, Virginia y Francisco, este último actual director de Diario Popular.

En su libro Portazo al autoritarismo (Vivencias de mi paso por la SIP), el empresario periodístico desgranó los hitos de su apasionada militancia en favor de la libertad de prensa y de la profesión periodística. Militancia que lo llevó a intervenir en diversas situaciones, muchas veces en condiciones de extrema adversidad, donde el periodismo y la libertad de expresión eran puestos en peligro.

El libro recoge un episodio ocurrido en lo que fue su participación durante la misión internacional conjunta de la SIP y del IPI en Venezuela, donde una delegación entrevistó al entonces vicepresidente venezolano José Vicente Rangel. Por sus declaraciones contra los atropellos a la libertad de prensa denunciados en ese país, Fascetto mantuvo un fuerte entredicho con el alto funcionario. ”Esto provocó un intercambio violento entre el vicepresidente y mi persona al que di término con un portazo antes de abandonar el salón de conferencias. Del recuerdo de ese incidente surgió el título del presente libro, que relata, además, muchos otros episodios que se sucedieron durante los largos años de lucha de la SIP por la libertad de información”, rememoró Fascetto en el libro.

El libro también refleja los orígenes de Diario Popular, en los inicios de la década de 1970, cuando “los distribuidores y los vendedores llegaron hasta nuestras oficinas” para pedir que el diario, que en ese entonces se editaba en La Plata con una tirada bastante reducida, saliera a la cancha a pelear en las ligas mayores.

“Nos pidieron que Diario Popular, un periódico que también hacíamos nosotros en La Plata, intentando así cubrir todo el abanico de lectores, se extendiera más allá de la ciudad, alcanzando a la Capital Federal y a toda la provincia de Buenos Aires”, recordó Fascetto.

“Nuestro Diario Popular lo publicábamos para llenar el nicho de una competencia. No más allá. Hasta el momento en que las actitudes de los propios canillitas nos brindaron otro reto: vinieron a pedirnos ayuda lo que hizo tomar la decisión y ponerle toda la pasion”.

Para Fascetto, la libertad de expresión, y en particular la de prensa, tienen un contenido que va mucho más allá de lo que su simple enunciación verbal parece encerrar y que las vincula con cuestiones que hacen a la existencia misma de la democracia.

“No creo que pueda existir una sociedad que merezca la pena vivirse sin que en ella haya libertad de expresión y libertad de prensa. Es decir, tan sencillo como que cada uno tenga el derecho de decir, opinar y pensar sin temor a represalias. Como valor, la libertad de prensa es un principio primario del ser humano, que deviene del derecho natural. El ejercicio de esta no es una concesión de las autoridades, sino un derecho inalienable de los pueblos”, señaló.

Desde la Asociación Mundial de Periodistas, le deseamos paz a su alma y descanso eterno!

La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.